Logo
Cargando

Azafrán de Llimiana

Los Libros de Estimas eran documentos donde se reflejaban los bienes muebles e inmuebles declarados en las ciudades medievales catalanas. Son una fuente fiscal, imprescindibles para conocer la demografía, economía y muchos otros aspectos de la vida en la Edad Media.
Azafrán de Llimiana

En Llimiana, los Libros de estimas revelan que una de las actividades agrarias más importantes del municipio era el cultivo de azafrán cuya producción se dedicaba, en su mayoría, a la comercialización.

Los registros hablan de cabezas de azafrán en cahíces (medida de capacidad que equivalía a 8 fanegas). En el recuento del año 1454, el total en las casas del municipio era de 400,5 cahíces de cabezas de azafrán y una relación de hebras de azafrán valorado en 585 sueldos. La comercialización era regulada por las ordenaciones que la Diputación emitió en 1431 con la intención de evitar el fraude y controlar los impuestos, en estas ordenaciones se hace referencia a los lugares donde se debía concentrar la venta, entre los cuales se encontraban: Tremp, Conques, Balaguer y Vilanova de Meià.

Analizando los registros, se deduce que la región conocida como Tierra del Marquesado, principalmente en su parte superior alrededor del Montsec, era un centro productor de azafrán que se comercializaba a través del mercado de Vilanova de Meià.

Libro de estimas pag. 65

"...También tiene 18 cahices de cabeza de azafrán que ascienden, al precio tasado de 216 sueldos"

Libro de estimas pag. 74

"...También dice que tiene hebras de azafrán viejo y nuevo que asciende o fue estimado en 585 sueldos"